Procedimiento

Se considera a la Inseminación Artificial como un tratamiento de baja complejidad porque no se extraen los óvulos del cuerpo de la mujer sino que se introduce la muestra de semen. La muestra de semen capacitada que se introduce con ayuda de un catéter diseñado para tal fin debe tener por lo menos tres millones de espermatozoides.

Estimulación ovárica e inducción a la ovulación

Esta fase consiste en estimular el ovario para que produzca más óvulos de forma natural, y su duración oscila entre 10-12 días. Durante esos días, se realizarán ecografías y análisis para comprobar que el crecimiento y la evolución de los folículos están dentro de la normalidad. Una vez que se constata que se ha alcanzado el tamaño y la cantidad esperada, la paciente deberá administrarse una inyección de hCG para inducir la maduración ovocitaria y la ovulación. A las 26hs de dicha inyección se podrá realizar la Inseminación Artificial.

Muestra de semen

En el laboratorio se procesan las muestras mediante técnicas de capacitación o preparación seminal que permite eliminar espermatozoides muertos, inmóviles o lentos y optimizar la calidad de la muestra que se utilizará para la inseminación.

El día de la inseminación

Se recomienda que la paciente haya tomado líquido previamente para tener la vejiga llena y así facilitar el proceso. La muestra de semen se puede obtener el día de la inseminación. Excepto que el varón tenga dificultades, en tal caso se le pedirá a la pareja que haya dejado congelada anteriormente una muestra. Tras la colocación de un espéculo, con molestias no superiores a las de una citología, se pasa la cánula a través del cuello uterino, que permite introducir la muestra en el interior del útero. La duración del procedimiento depende de la dificultad del proceso pero por lo general se tarda aproximadamente 15 minutos, en consultorio.

¿Qué estudios son necesarios para indicar la inseminación artificial?

Espermograma

Histerosalpingografía

Perfil Hormonal de la mujer

Serología de ambos miembros de la pareja: estudio de enfermedades infectocontagiosas (hepatitis B, Hepatitis C HIV y sífilis)

Datos de interés

Luego de las primeras 4 inseminaciones, si están bien indicadas, se embaraza aproximadamente el 50% de las pacientes. Médicamente si los ovarios de la mujer están sanos, luego de una Inseminación Artificial frustrada, se puede realizar un próximo intento en el siguiente ciclo de la mujer.
El 20% de los embarazos obtenidos en IVI Buenos Aires, fueron a través del tratamiento de Inseminación Artificial.

¿Cuándo es mejor un tratamiento de alta complejidad?

  • Cuando la pareja tiene menos de 3 millones de espermatozoides en la muestra capacitada.
  • Cuando la mujer tiene las trompas obstruidas.
  • Cuando la mujer es refractaria del tratamiento médico. Es decir, cuando la paciente genera una gran cantidad de folículos durante la inseminación se le indica un tratamiento de alta complejidad para evitar los riesgos de embarazo múltiple.

SACÁ TU PRIMER TURNO